Frase del día

jueves, 24 de mayo de 2018

La conexión mexicana de JRR Tolkien


Desde México es de particular interés si alguna vez hubo alguna relación entre Tolkien y nuestro país y si bien ha sido publicado en diversas ocasiones me es grato poder platicarlo en mi pequeño blog.

En el año de 1913 John y Edith se establecieron en el condado de Warwick Inglaterra donde pasaron momentos muy felices en este hermoso lugar. Hacía calor y dieron un paseo por el río Avlon. Ahí fueron por la bendición del Templo Católico «de donde salimos serenos y felices —escribió Tolkien más tarde—, porque era la primera vez que podíamos ir juntos a una iglesia» (Recordemos que Edith se tuvo que convertir al catolicismo para poder casarse con John).

Fotografías de John y Edith. 

En el verano de ese año, John consiguió un trabajo que consistía en acompañar como preceptor a tres jóvenes mexicanos de clase alta durante un viaje a Francia en el que visitarían a sus tías allí residentes. Los jóvenes , que estudiaban en Inglaterra, se llamaban Ventura, José y Eustaquio Martínez del Río y Bermejillo y pertenecían a una de las familiar más importantes y adineradas de México (como dato curioso, se incluye el hecho de que la familia Martínez del Río era poseedora de lo que ahora es Los Pinos —la residencia oficial de los presidentes de México). En ese entonces el español de Tolkien era apenas rudimentario, lo cual le avergonzaba, y hasta su francés parecía flaquear cuando se veía obligado a hablarlo. Le gustó mucho París y gozó explorando la ciudad, pero le desagradaron los franceses que vio en la calle, y escribió a Edith acerca de «la vulgaridad, la indecencia y esa forma de hablar escupiendo». Ya mucho antes de este viaje, no le gustaban Francia ni los franceses, y lo que vio no hizo más que aumentar su «galofobia». Y por cierto, alguna razón tuvo para odiar a Francia después de lo que ocurrió a continuación. Los jóvenes y sus tías decidieron visitar Bretaña; a Ronald la idea le encantó, porque el pueblo bretón es de origen celta y habla un lenguaje en muchos aspectos similar al galés. Sin embargo, el lugar elegido fue Dinard, un balneario de moda como cualquier otro. (¡Bretañal —le escribió a Edith—. Y para ver sólo viajeros, papeles sucios y casillas de playa.» Aún faltaba lo peor. A los pocos días de haber llegado, mientras Ronald daba un paseo junto a uno de los jóvenes y la tía de más edad, un coche subió a la acera arrollando a la mujer y causándole graves heridas internas. De inmediato la anciana fue llevada al hospital, pero falleció algunas horas más tarde. Las vacaciones terminaron con angustiosos arreglos para embarcar el cuerpo a México.

Ronald llevó a los jóvenes de regreso a Inglaterra, escribiendo a Edith: «Nunca más, si no estoy en la miseria absoluta, volveré a tomar un trabajo semejante».

Imagen ilustrativa del accidente de auto (No corresponde al hecho real)


Se dice que el empleo lo consiguió gracias a su relación con Pablo Martínez del Río (primo de los jóvenes Ventura, José y Eustaquio) quien en ese entonces estudiaba junto con Tolkien en Oxford y quien se convirtió en un ilustre historiador, sobre todo de la prehistoria de América, aunque también es probable que el empleo lo haya conseguido gracias a la ayuda del Padre Francis Morgan (quien fue tutor de Tolkien después de la muerte de sus padres y un amigo muy cercano) pues se puede rastrear una relación entre la familia de Francis Morgan con la familia Bermejillo ya que la madre de Francis, Catalina des Fontaines y Barron fue pariente cercana de Eutace y William Barron, establecidos en México quienes se unieron con los Bemejillo, la familia materna de los jóvenes.

Fotografía del Historiador Mexicano Pablo Martinez del Río


Finalmente en 2011 se donaron al Centro de Estudios de Historia de México una colección de cartas de JRR Tolkien dirigidas a Pablo Martínez del Río, aunque desafortunadamente las cartas se encuentran mezcladas con muchos otros documentos por lo cual aun se desconocen sus contenidos. De cualquier modo es interesante el hecho de que ambos pudieron haber tenido una correspondencia frecuente. 


Bibliografía consultada:

Carpenter,Humphrey. editor. Cartas de J.R.R Tolkien. Ediciones Minotauro, 1993.
Carpenter, Humphrey. J.R.R.Tolkien: Una Biografía. Ediciones Minotauro, 1990.
Ferrández Bru, José Manuel. La Conexión Española de JRR Tolkien EL Tío "Curro". Editorial CSED. 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tolkien y los juegos

La dimensión lúdica del hombre Lo primero que nos ponemos a pensar es que la actividad lúdica es intrínseca del ser humano. Nos gusta ...